Darina con alas

El (inevitable) recuento anual

15 diciembre, 2007
Faltan 15 días para que se termine el año. Eso me hace pensar en que cuando se termina el año, todos nos ponemos algo ideáticos... y nos da por pensar "¿qué he hecho en este año?"

Esa reflexión es más apropiada en el cumpleaños, porque, de forma real, aún no pasa un año más de vida... pero obligados como estamos a la convivencia social, pues hacemos dos recuentos de este tipo al año.

La reflexión del final del año es importante, porque como todo el mundo la hace puedes compararlo con los recuentos de los otros y decir... Que chida vida tengo. Jo.

Entre las cosas buenas que me pasaron este año:

- Me fui de viaje a Europa! Seeeeh! Que bonito! Si sé francés... Ja, bueno, sobreviví dos días en territorio francés. Ya es algo. El resto de mis días pasaron en España; además disfruté mucho la compañía de mis abuelos, siempre se conoce un lado distinto de la gente cuando viajas con ellos.

- Me titulé... Eso fue bueno, pero un proceso largo y traumático, que terminó en una comida altamente catártica con mis amigos y mi familia, que me reconfortó mucho.

- Conseguí trabajo. Bueno, respecto a eso, sólo puedo decir que con sus múltiples devenires y sinsabores, es muy tranquilizante tener trabajo.

- Tuve una relación larga (bastante larga, para mis estándares) que terminé porque me pasó como en la rola de Sabina... Antes que la carcoma de la vida cotidiana, acabara durmiendo en nuestra cama, pagana y arbitraria como un lunes sin clase me fui de madrugada, no quise ser de nadie...

Entre las cosas malas que pasaron este año:

- Fui al concierto de Serrat - Sabina con mi ex novio, lo cual me parece un mal Karma, porque parece que siempre tengo que ir con ex novios a esos conciertos, así que me saben agridulces.

- No quedé del todo satisfecha con mi tesis, ahora, en retrospectiva, creo que tomé muchas decisiones equivocadas a ese respecto.

- Dejé el ámbito académico sin pena ni gloria, sin luchar o esforzarme por seguir allí, a pesar de que sé que en muchos aspectos es algo que me encanta y me satisface enormemente.

- Sigo conservando mis vicios más arraigados, parece que no he aprendido nada, a pesar del tiempo que he intentado lidiar con ellos...

Pero sigo aquí.

Fue el año del cerdo, según el calendario chino iba a ser un año lleno de prosperidad y tranqulidad... De hecho si. Cumplí 24 añotes... y al menos por ahora, no me asusta la cifra del cuarto de siglo.

Ya después vengo a poner mis propósitos del año que viene... aún no los pienso.

D.

11 comentarios:

Mar dijo...

Ay, no pusiste que vinisite a la capital mundial de la fresa!

Jajá, por qué tanta inconformidad respecto a la tesis?
A mí me pareció un tema bastante especial, y digno de ser escogido como título de una publicación tan importante como lo es la tesis.

En fin. Yo estaré aquí esperando tu lista de propósitos.

bLanchE ʚïɞ dijo...

filosofía del fin de año... jejeje! yo no quiero (aun) pensar en ello

Indigente Iletrado dijo...

También este año escuchamos a Sabina juntos.

Yo sí lo anoté en mi lista que no escribo.

(8) incluso en estos tiempos...

Darina Silverstone dijo...

Mar: Cierto. Olvidé anotar eso.

Blanche: Todavía tienes tiempo.

Indigente: ¿Lo anotaste entre las cosas buenas o malas?

Yo aún no decido.

D.

Juan Carlos dijo...

el indigente es tu ex????????????????

Pues eso de la tesis es buenísimo!!!

Y el trabajo,pues también, como dices, puede dar tranquilidad hasta cierto punto.

Y bueno, todo deja un aprendizaje, sigo creyendo eso y sé que tú eres lo suficientemente lista como aprender de cada experiencia.

Feliz 2008 y lo que nos queda del 2007, el año en que vivimos peligrosamente, jeje

El David dijo...

Llevo un registro infrecuente de mis dias.

En fin de año, lo mejor es dormirse temprano.

Sabina no es un guru, pero sabe lo que dice cuando lo dice.

Yareli dijo...

Ahhhh yo no quiero hacer el recuento anual!! :s Pero me alegro por las cosas buenas que tuvo tu año. Te quiero Mayrita!! =D

Gadósfero dijo...

No te procupes, a muchos nos preocupa la cifra del cuarto de siglo.

Gadósfero dijo...

¿por cierto, el indigente es tu ex?

Darina Silverstone dijo...

Juan Carlos:

No, el indigente no es nada mío.

Mi ex no tiene blog, aunque por allí me ha dejado un par de mensajes que reconozco con total certeza.

David: Si, de todas formas se acaba el año, aunque no lo veas.

Yare: Yo te quiero máaaaas! Y gracias por estar conmigo en mi tesis, fue muy especial para mí contar con tu compañía.

Gade: Si, dicen que uno pasa toda una crisis en esa fecha... preparandote para los treinta. Ja.

Y en respuesta a tu segunda pregunta: No, el indigente no es mi ex.

Algun día escribiré sobre el indigente, quizá en su cumpleaños.

D.

Pequeña Saltamontes dijo...

Yo no hice tal recuento.

Extraño... en realidad no los hago en esas fechas.

Los hago aleatoriamente, cuando la realidad me golpea en la cara.

Y eso pasa en cualquier época del año.