Darina con alas

Erre, con erre, cigarro...

07 junio, 2008
Ayer pasé por un riel del ferrocarril en una zona norte de la ciudad.

Llovía y el montículo de hierba que estaba junto a la vía olía delicioso.

Llevaba zapatillas y eso lo hizo un poco más complicado. La noche era fresca y no escuché la vibración del tren, ni a la lejanía, ni en ninguna parte.

Conocí a una gata negra que se llamaba Bagira. También llegué a escuchar un disco de Nina Simone que perdí hace tiempo y reencontré.

Me quedé dormida pensando en el olor a tabaco que queda flotando en las esquinas del olvido. Y la vida siguió...

Ayer estaba pensando en como siempre llego tarde, aunque me apresure, a la vida de las personas. En como nunca están disponibles cuando yo lo estoy. Y viceversa.

Erré, de equivocarme. Muchas veces. Miles de veces.

Ayer encontré a través de ese invento del demonio que es Hi5 a una persona que fue importante para mí cuando tenía 18 años.

Ayer me di cuenta de todo lo que hemos cambiado y de repente, todo fue muy claro para mí.

Quizá necesito más disfrutar el trayecto, porque ninguno de los hombres que he conocido es destino.

Somos rieles, enganchados, unos a otros, en el camino.

D.

2 comentarios:

Mar dijo...

¿Y si nosotros somos los rieles, quién es el balastro?

Darina Silverstone dijo...

Los días, la decidia, los años.

Yo que sé.

D.