Darina con alas

Mezquina

06 julio, 2008
Esa palabra es fea.

Lo peor es cuando puedes aplicarla para tí mismo.

Acabo de ver "Across the Universe", y es, tal como me recomendaron, una película muy bonita.

De hecho, mientras la veía, pensaba en lo maravilloso de la música, lo genial de la realización, lo colorido de la decoración, lo talentoso del guionista...

Me dio una envidia terrible.

Además el hecho de que tuviera un final tan feliz, esperanzador y lleno de cosas como "Si, todo lo que necesitamos en el fondo es amor"

Bueno. No me siento muy amorosa ahora. De hecho, me siento solitaria como un Greench de época de lluvias, sin café de Sanborns, ni días encamables de por medio.

Mi gato está enfermo y mi mamá no quiso llevaro antes al veterinario porque dice que es salvaje e ingobernable, además de que nunca se tomaría la medicina.

Ahora creo que agoniza. La verdad es que un día lo tuve en mi cuarto y quedó oliendo a gato enfermo. No me digan que no saben como es eso, porque no podría describirlo.

Es un olor triste.

El veterinario dice que, por los sintomas, parece que el gato tiene rinitis. No sé que sea eso, tampoco.

Me siento mezquina por no dejar que el gato pase a la casa, pero ya me dijo mi mamá que eso está fuera de toda orden.

Veo mi "listín telefónico" y a pesar de que las relaciones con muchas de las personas que están allí han decaído y no estaría mal hacerles una llamada "para recuperar la amistad" no se me da la gana.

Creo que la autoconmiseración y la autocomplacencia es más sencilla.

La pareja de "Across the Universe" es demasiado linda y me da asco. Es como los Abelardo y Eloísa, de Ladahir...

Seguro también cultivarían tomates orgánicos en un invernadero con un motor irrigador de energía eólica.

No, no existe el amor, es tan sólo una fabula...

Lo que más coraje me da es que en un momento equis de mi vida, esa película podría ser de mis favoritas, por las cosas tan bonitas y ciertas que dice. Lo malo es que me trae malos recuerdos asociados con la felicidad que dejamos escapar.

A veces pienso que la vida se me escapa.

No soy un gato con rinitis, pero siento que huelo a gato enfermo, descarapelada y en un rincón, mirando el mundo con la falta de certeza del momento en que me voy a terminar de morir de una buena vez.

D.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Mmm... sigues en tus 15 minutos de "emo"???

Ladahir mebarak haddad dijo...

No te lo dije, ¿verdad?
Finalmente reconocí que Diane presentaba muerte cerebral y la declaré a las 20.40 hrs del jueves pasado.
Será formateada y en el formateo desaparecerán Abelardo y Eloisa.
También mi Dragón Rojo y los López y Góngora.
Tal vez funcione el respaldo que cree, pero… tal vez ni siquiera intente instalarlo. Supongo que crearé nuevos Sims. Ya te platicaré.
No te tortures por las parejas felices, ni por King Kong que cae del edificio más alto de NYC, ni temas al monstruo del armario. Nada de eso existe.

Pequeña Saltamontes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pequeña Saltamontes dijo...

Todos tenemos malos ratos. Y hay personas que saben lidiar con ellos y personas que no.

Yo soy de las que no :P

Eso del reflejo condicionado (en realidad no sé si sea eso lo que explique el proceso de asociación) es una lata a veces.

Hay cosas que uno no soporta por asociarlas con algo que te lastima. Y lo mejor que puedes hacer es alejarte de ellas.

Algún día podrás ver esa película y disfrutarla de verdad.

Yo dije que no volvería a poner un pie en Cuba y ahora pienso que sería un buen lugar para una luna de miel, ja.

Pequeña Saltamontes dijo...

Perdón, mi comentario anterior se publicó doble.

Si lo quieres borrar definitivamente, dale click de nuevo al botecito de basura :)

Darina Silverstone dijo...

Anónimo:

Si. Ya te expliqué por qué tengo derecho. Dejame seguirme cortando.

Ladahir:

Es bueno saber que las historias felices también son una fábula. Lo sospechaba.

Pequeña:

No me molesta el pasado. Lo recuerdo igual.

Es el presente lo que no me deja dormir.

D.

Mar dijo...

Sé que no debo desearle el mal al prójimo, pero es que cuanto más mal te sientes, más me gustan tus escritos.

Gatos agonizantes y Across The Universe en un mismo post, y entrelazados de una manera muy ricosienta.

Creo que la envidia nos recuerda que estamos vivos. Además ¿cómo no envidiar algo que nos promete la felicidad eterna pero que no existe?

ALEX dijo...

A veces uno que más quisiera que los romances siempre fueran de película, pero la vida real es muy distinta y más cuando hablamos de cuestiones sentimentales.

Ya tiene tiempo que ví esta película (ya sabes que soy beatlémano a morir) y la verdad, la verdad la sentí muy flojita...pero con buenas partes y muy bella fotografía. Por cierto la banda sonora la encontré hace un par de semanas en un "botadero" por $49.90!!, el álbum sencillo porque hay una versión doble, ahí te paso el dato.

Saludos y excelente miércoles!!!

Darina Silverstone dijo...

Mar:

Nothing is gonna change my world...

Alex:

Si, la verdad yo le quité una estrella a la película por ciertas cosas que no me cuadraron del todo.

Gracias por el dato!

D.