Darina con alas

Retornar a la poesía

24 julio, 2008
El día de ayer, cuando platicaba con Nezumi sobre el Tao y los programadores, me dí cuenta de que en muchos sentidos he ido sacando la poesía de mi vida.

Así que me di a la tarea de buscarle un poema a Cecilia para escribirlo como dedicatoria en el ejemplar de mi tesis que le regalé (porque resulta que ella es una fanática de Harry Potter y al enterarse de mi tema le dio por querer leer aquel engendro raro que escribí para titularme).

Cecilia es una chica genial. La verdad lo es. Al verla ustedes pensarán que es antipática, pero la verdad es una mujer increíble en muchos sentidos.

Le gusta campanita. Y tiene como salvapantallas una foto de su perrita con vestido azul. Y sus plumas tienen pompones de color morado y brillos. Organizó la fiesta de graduación de su generación y se compró un traje de conejito sexy para ir a una fiesta de Halloween con él.

Es una chica muy bonita. Es una hada.

Así que le dediqué una poesía de Rubén Darío. Creo que le gustó. Se llama "Oditas"


¿Estrella te has ido al cielo?
¿Paloma te vas de vuelo?
¿dónde estas?

Hace tiempo que no te miro
¿Te fuiste como un suspiro
Y para siempre jamás?

Vivaracha muchachita ,
¿Es que Puck te ha dado cita
en un recondito jardin?
¿Es que partes al llamdo
de algún tierno enamorado
Serafin?

Primorosa musa mía
mensajera de alegría,
dulce flor,
¿Por que ocultas el semblante
a los ojos de tu amante soñador?

¿Es que tienes un palacio
de diamante, de topacio,
en un mágico país?
¿Es que algún genio te manda
A Bagdad, a Sharmankanda
O a París?

Deliciosa chiquitina
Que en tu risa cristalina
Das la gama del amor;
Mariposa pintoresca,
Siempre viva, siempre fresca,

Yo sabía
Que por tí la luz del día
Recelosa estaba y fiera,
Que por tí sufre y se irrita
La envidiosa señorita
Primavera

Pero, ¿dónde estás mi vida?
Si en un bosque estás perdida,
O en un negro torreón
Donde el vivo amor te prende
De algún, de algún duende
Del la corte de Oberón;
Si un osado caballero,
Como un angel prisionero
te llevó,
Mi Zoraida, mi Fátima,
Quien te busque y te redima
Seré yo...

Pero mándame un mensaje,
Con tu enano, con tu paje,
Con el viento, con el sol,
O, aromado con tu aroma,
Que lo traiga una paloma
Tornasol.


¿Vuelves? ¿vienes? ¡estoy triste!
Más cruel dolor no existe
Que no verte nunca mas.
Dime, perla, margarita,
Primorosa muchachita.
¿Dónde estás?


Ruben Darío


Ya sé.

Es cursi y meloso. Y destila historias de cuentos de hadas por todos los poros.

Es del tipo de poesía que me gustaba mucho cuando iba en la primaria.

Después de ver Réquiem por un Sueño, Trainspotting, leer a Baudelaire, a Bukowski, a Norman Mailer, a Henry Miller y Bataille...

Creo que mi entendimiento de la poesía se ha ido ampliando un poco.

Pero cuando leo poemas así creo que recuerdo por qué fue que me sedujo ese lenguaje músical. Retorno a lo básico de mi ensoñación iluminada y fresca, de como era un remanso de claridad en un mundo a veces oscuro.

A veces siento que me hace falta un poco de esa luz.

D.

0 comentarios: