Darina con alas

Desenganchado

11 abril, 2009
- Ya no me gusta tanto tu blog. Escribes distinto. O quien sabe, quizá estoy desenganchado...
- Si, tampoco a mí me gusta tanto.

Cuando uno está enganchado todo parece tener sentido. No importa que extraños giros de la vida. Como en un tren, con muchas curvas... el enganchamiento provoca que sigas allí.

Ahora estoy desenganchada. ¿De que? A veces siento que de todo.

Me extraño a mi misma. Extraño a la versión de mi misma que era. Me dijeron que todo cambio era para mejorar, pero a veces no lo creo... no lo creo, porque sigo pensando que estoy en espera de algo.


Quizá si soy como en los Simpson, una de esas personas cuyo cerebro se disuelve. Quizá el problema está en el cerebro, porque desde pequeña me enseñaron que eso era lo más valioso que tenía y, si no tengo eso, no tengo nada.


¿Cómo nos definimos? ¿quien dice que somos, que podemos, que no podemos?


Siempre creí que podría salvarme, después de todo, ¿por qué no?


Ahora pienso que me he perdido. Estuve todas las vacaciones frente a mi proyecto, que apenas está dejando de ser una hoja en blanco, pero aún no me convence. ¿Cómo podría convencerme, si yo misma no estoy segura de que sea lo que quiero?

Lo malo de estar desenganchado es que luego te vuelves a enganchar a algo que no te gusta.

Y uno se engancha por las vísceras, por desgracia. Por el corazón, casi siempre. A veces por el hígado. Puede uno engancharse a casi cualquier cosa: al odio, por ejemplo. A los instintos asesinos o de muerte. A casi cualquier cosa...

Y entonces es peligroso. Casi más peligroso que no estar enganchado a nada.

D.

4 comentarios:

BRAINWASHED dijo...

Mmm...qué te puede decir una persona que hace un par de horas tomó el control remoto del dvd y lo azotó con todas sus fuerzas en las mejillas hasta dejarlas amoratadas por que el "desganche" le ha dejado las víceras y la cabeza al borde del abismo...y ese cerebro que sientes se está disolviendo,ojalá pronto se "lave en seco" y pueda continuar...Excelente sádado!!!

Narcisa dijo...

por desgracia diría yo... por desgracia uno se engancha y por fortuna uno se desengancha, cuántos ganchos, tú...

Darina Silverstone dijo...

Brainwashed:

Gracias por los buenos deseos.

Narcisa:

Si... termina uno sintiendose como en una lavandería...

Je.

Abrazo.

D.

Pequeña Saltamontes dijo...

Pues no te he sentido desenganchada.

Pero tenemos que evolucionar.

Tal vez el primer desengancho de nuestras vidas sea el destete.

Y luego nos enganchamos al biberón, luego al chupón o al dedo gordo...

A veces es bueno, a veces no.

El caso es que ciertamente, siempre habrá cosas de las que nos desengancharemos y a las que nos engancharemos.