Darina con alas

Casandra o "la maldición de las palabras"

23 agosto, 2009
A Nezumi
Espero me perdone por robarle otro tema para el blog

Como ustedes sabrán, Casandra era la adivina que predijo la caída de Troya, terrible vaticino que nadie quiso creerle. Y sobre eso platicaba el otro día con Nezumi... a veces los dones son también una maldición, porque no siempre te llegan en el momento adecuado, cuando pueden servir para algo.

A veces creo que estar tan enamorada de las palabras en una época que es casi por completa dedicada a las imagenes y los méritos técnicos es una maldición. ¿Quién quiere letras en estos tiempos, si se puede saber?

Y es que abro el periódico para ver cientos de solicitudes de auxiliares contables, pero no veo donde soliciten escribanos.

Pienso en aquella época en que leer y escribir eran una virtud deseable, pero como, por desgracia o por fortuna, no sé hacer otra cosa... pues he de resignarme.

Hay muchas cosas que quisiera decir y a veces creo que es la época adecuada para decirlas, por desgracia, no sé si exista el publico para escucharlas. A veces creo que en el des - concierto de las voces actuales, sólo hay lugar para el ruido y el caos.

Eso pensaba el viernes, cuando trataba de escuchar trova en el metro, pero fui interrumpida varias veces por los vendedores ambulantes, que insistían en ponerme los éxitos de cumbia y reguetton en las orejas, a la mala.

Y es que parece que el tiempo de las palabras pasó sin que me dieran aviso de ello...

D.

2 comentarios:

Mar dijo...

Ajá. Los dones causan problemas sin duda. Y el de la palabra no es la excepción.

Deberíamos scribir así mjor. Cguro ncontraríamos + f-liz y - frustranT nuestra vida.

Igual y hasta podríamos ejercer un empleo de auxiliar contable sin problema.

Onminayas dijo...

Intentamos adaptarnos a los tiempos, Darina, por eso escribimos en los blogs. Aunque, ciertamente, para encontrar algo interesante tengamos que atravesar, previamente, miles de fotos sin sentido.