Darina con alas

México me atormenta Vol. IV

24 agosto, 2009
Deshechos. Vol IV

Ahí viene el Tlacuache cargando un
tambache por todas las calles de la gran ciudad.
El señor Tlacuache compra cachivaches, y
para comprarlos suele pregonar.

¡Botellas que vendan! zapatos usados!
¡Sombreros estropeados, pantalones
remendados! Cambio, vendo y compro por igual

Francisco Gabilondo Soler, Cri Cri
Canción infantil


Tarde o temprano todas las ciudades se tienen que enfrentar a la pregunta crucial. ¿Que harán con su mierda?

Y es que ninguna ciudad ha logrado crecer sin tener un correcto manejo de sus deshechos, tanto la basura orgánica como la inorgánica... porque los seres humanos hemos probado ser una constante fuente de desperdicios, más que cualquier otra especie en el planeta.

Acerca del manejo de desperdicios, los romanos tenían historias interesantes y métidos bastante ingeniosos para disponer de su basura y sus deshechos... Incluso socializaban mientras iban a las letrinas juntos, cosa que podría ser como ir a bolearse los zapatos en cierta época... (esa también se vuelve una escena que se pierde, pero en la facultad de Derecho aún hay como 10 cajones de bolero puestos en fila)

Lo cierto es que la ciudad de México no ha sabido resolver su problema... o lo ha resuelto a medias, porque la basura en la calle, los drenajes desbordados o a cielo abierto y los tiraderos que representan un peligro público, aún forman parte del paisaje urbano.

Debo decir que, bien empleado, el recoger y separar la basura es un negocio, cuestión que algunos han sabido explotar con mayor o menor éxito... No puedo dejar de pensar en el señor bigotón que recoge la basura de aquí cerca...

También pienso en el constante olor a podrido que emana el río de la Piedad, que ahora se usa como drenaje.

Cuando vivía en una unidad habitacional, compartíamos la salida del drenaje con los vecinos, por lo que no era raro que el registro de agua se tapara y mi padre pasara el día sacando cabezas de pollo de la tubería...

¿Cómo es que los vecinos metían una cabeza de pollo a la tubería? No tengo ni idea.

Silvia Segarra comentó en su conferencia de hace una semana (que rápido se pasó la semana!) que originalmente las aguas negras de la ciudad de México se descargaban en Huehuetoca...

Actualmente vivimos rodeados de aguas negras, al igual que muchas ciudades... No podía dejar de citar a Kundera, cuando reflexiona sobre los kilometros y kilometros de tuberías con deshechos que nos rodean...

Algo parecido pasa con la basura. Quizá nos hemos acostumbrado tanto, que no vemos toda la mugre que amenaza con aplastarnos en vida.

D.

0 comentarios: