Darina con alas

México me atormenta. Vol V.

26 agosto, 2009
Nota preliminar: Esta es la última entrega de esta serie, aunque no les prometo que no abordaré nuevamente el tema de la ciudad que amo y odio, pero por el momento creo que ya hice catársis de algunas de las cosas que tenía que decir... Gracias por su paciencia amables lectores.

Jardines, Fuentes y Espacios publicos. Vol V.

La plaza mayor, el bosque de Chapultepec, la Alameda Central... Los espacios publicos cumplen a menudo dos o tres funciones a un tiempo: pueden ser declaraciones políticas y sitios para divertirse. Testigos del tiempo y bandera turística.

Lo cierto es que en la ciudad de México las obras para embellecer el entorno empezaron a abundar en la época en que el regente Ernesto Uruchurtu llenó de flores los camellones y lugares que encontró disponibles: "Seguro alguno de sus familiares quedó enterrado en un sitio desconocido y por eso está llenando de flores la ciudad, para ver si le atina a su tumba". (El humor negro mexicano salió al rescate de la vocación florista de don Ernesto)

Pero ya desde antes, en 1792, se encargaron fuentes de cantera para instalarse en toda la ciudad, con el modelo práctico y serio que puede apreciarse aún en muchas plazoletas; estas fuentes se hicieron tomando como modelo fuentes europeas, siempre en ese afán de "estar a la vanguardia".

Claro, esto también genero criticas, puesto que autores como Henry Cole o Owen Jones llegaron a escribir sobre "El mal gusto imperante de la época", resultado de la copia o calca de modelos que no iban acordes con la idiosincracia nacional.

Aunque habría que pensar si, realmente la idiosincracia nacional puede interpretarse con las sugerencias de "El nuevo estilo azteca", que propone extrañas hibridaciones de lo que fue, lo que era y lo que es...

Los entendidos dicen que el secreto de la belleza consiste en lograr el equilibrio del conjunto y la armonía de un todo... Dificultad que resulta una labor titánica en una megalópolis de tantos contrastes como esta.

Quizá por eso muchos arquitectos se han dado por vencidos con la ciudad y han construído esa ciudad dentro de la ciudad, que dieron por llamar Santa Fe, para elaborar una zona de corporativos con su propia lógica.

D.

0 comentarios: