Darina con alas

The Real World

23 mayo, 2010
De vez en cuando me entra remordimiento de conciencia por dejar de leer los periódicos nacionales... Lo cierto es que cuando salgo de mi agujero de conejo, siempre me encuentro cosas terribles...

Hoy, por ejemplo, en un momento de ociosidad extrema, mientras esperaba a que se cocieran los chícharos, me puse a revisar los correos electrónicos que me han llegado y que han ido a parar en la carpeta etiquetada "cartas cadena", donde van todos los correos que tienen archivos adjuntos y que no pueden ser inspeccionados en menos de 5 segundos.

Lo que me encontré fue lo siguiente, bastante para deprimirme por lo que queda del año:

a) El video del hallazgo del cuerpo de la pequeña Paulette, cuando los peritos están midiendo el espacio entre el colchón y la piecera de la cama y encuentran a la niña, metida en un espacio pequeño, con las sabanas manchadas de sangre...

Al respecto, sólo me queda decir que el procurador que declara esto como "un lamentable accidente" no merece ni los bytes que me cuesta escribir esto... Es infame.

b) Las fotografías de los adolescentes que torturaron a un perro callejero en Nayarit, aunado de sus datos personales y mensajes de odio; además de invitaciones a la marcha a favor de los derechos animales... Unas muestras de descomposición mental que hacen querer renegar de pertenecer a la raza humana.

c) Fotos y más fotos de glaciares en pleno deshielo, guerras, hambrunas y mujeres con burkas... Presentaciones sucediendose una detrás de otra, con datos escalofriantes e historias de lapidaciones, asesinatos, tortura y muerte.

d) Cartones políticos enviados (bienintencionadamente, creo) de mis amigos de la división de periodismo, con chistes crueles sobre el aumento a los impuestos, la incompetencia gubernamental, el tipo que tenemos como presidente... Pff...

Recordé por qué había puesto toda esa información en un mismo saco y la manera tan indiscriminada en que nos bombardean con datos de este tipo todo el tiempo.

Apagué la computadora y me fui a cocinar... al menos allí siento que controlo un poco más las cosas.

D.

2 comentarios:

Alejandra M. Fimbres dijo...

:(

Y todo es tan real como absurdo... Mi escape es facebook... y la cocina también.

Darina Silverstone dijo...

Alejandra:

La realidad es una alucinación producto de la falta de alcohol...

Yo me escapo a la cocina porque al menos allí siento que hago algo bueno.

D.