Darina con alas

Tiro al blanco

04 noviembre, 2011
La vida está llena de retos, de misterios, de trampas y obstáculos.

Uno comienza en un grito y suele irse en un estertor apagado.

Pero en el camino no dejará uno de saltar, de correr, de volar, de arrastrarse, esconderse, emboscar.

Suelo recordar las veces en que me preparé para un gran cambio: a veces el cambio no resultaba tan drástico como pensaba y la planeación quedaba grande...

Otras veces el cambio era más grande de lo previsto: la revolción que se gestaba me superaba y me sentía arrastrada por una ola.

A veces las revoluciones más grandes, los cambios más intensos llegaban sin aviso. Cuando acordaba, una nueva D. me miraba desde el espejo, desafiando a encontrar rastros de la antigua.

Tirando hacia mi propia imagen, mis ojos trataban de dar con el blanco falso, descubrirme en ese laberinto de espejos, reencontrarme, reconocerme: dar con las huellas de mí.

Alguna vez llegaré a tocarme, ser de nuevo la que quise, reconquistando esa imágen del espejo antes de disparar y que todo saltara de nuevo, echo pedazos.

Supongo que hoy no será de esas noches.

D.

4 comentarios:

Pequeña Saltamontes dijo...

Cuando una cambia mucho y tan de repente de pronto se encuentra con que ya no se reconoce.

Pero es como mezclar polvo de sabor y azúcar en agua. Hay que revolver un poco y dejar que se disuelva y que se integre al agua.

Puede tomar tiempo descubrir tu nuevo yo, pero finalmente lo encuentras.

Alejandra M. Fimbres dijo...

Siempre queda algo de uno mismo por ahí, solo hay que reencontrarlo entre los cambios y las revoluciones de la vida.

Darina Silverstone dijo...

Pequeña saltamontes:

Si, quizá lo que me hace falta es un poco de tiempo. Gracias Pequeña.

Ale:

La vida cambia, ¿que tanto cambiamos nosotros? O sólo nos adaptamos.

Ya hace falta un cafecito.

D.

Esa Nugraha Putra dijo...

Hi Darina. I like your writing. And I read you like Agatha Christie too. Please visit me too at esanugrahaputra.blogspot.com. Thanks.