Darina con alas

Amour

26 febrero, 2013
Quizá debí votar por todas las categorías del Oscar a las que estaba nominada Amour. Para mí ha sido la mejor película del año pasado y me ha dejado nostálgica y pensativa.

La película de Michael Haneke tiene ya varios premios en su primer recorrido por las salas del mundo, entre sus  medallas se cuentan ya el Oscar a Mejor película extranjera, un Globo de Oro, un premio BAFTA y muchas, muchas lágrimas en la sala, que también deberían contar como homenaje. Para mí el trailer de la película no le hace justicia en absoluto, por lo que prefiero no ponerlo, pero la recomiendo mucho.

La trama es muy sencilla: una pareja de esposos, dedicados a dar clases de música, regresan de un concierto. El esposo comienza a notar que su esposa tiene un lapsus que da lugar a una revisión médica: el diagnóstico es desfavorable y tiene que ser hospitalizada. La enfermedad que va degradando sus capacidades motoras y mentales van impactando en la convivencia de los dos, haciendo más difícil todo, pues ella le promete que no la volverá a llevar al hospital.

Para quienes hemos tenido algún familiar enfermo, es imposible no rememorar esos momentos agridulces de la pérdida de un ser querido. Esa impotencia, angustia y fragilidad de la vida se refleja en la cinta de Amour y nos acerca a una realidad de muchos, que duermen en hospitales y pasan noches en vela esperando a que la llama de la vida se apague, lentamente, sólo con la esperanza de poder dejar un ramillete de flores que guarde la memoria.

Hermosa. Cinco estrellas.

D.

0 comentarios: