Darina con alas

Incomprensibles navidades

25 diciembre, 2013

Mi navidad, descripción gráfica.

No, no es cierto, no tengo ningún escritorio esquinado en casa.

Las navidades suelen ser incómodas. Demasiados preparativos, tensión previa, compras. Hay expectativas por cumplir y gente que se descepciona. Hay llamadas que nunca llegan y otras que quizá no deberían haberse hecho.

Esta fue mi primera navidad sin mis padres y aunque, en mi mente, sería una declaración de independencia, en realidad sólo demostró mi incapacidad de comunicarme con mi hermana.

Les contaré: yo siempre quise una hermana. Las escenas de complicidad entre hermanas eran de mis favoritas en todas las películas... pero mi hermana es muy distinta a mí. Se me hace difícil convivir con ella, ya que siento que sus expectativas y las mías nunca coinciden y en ocasiones chocan.

El dilema navideño de este año incluyó la horneada de 30 cupcakes y mi negativa a comer uno porque ya estaba satisfecha al terminar la noche.

Ya que la idea de los cupcakes era de mi hermana, lo ha tomado como un desprecio mayúsculo.

Ahora hay un silencio tenso e incómodo que no he podido romper, como si una de las glaciaciones hubiera alcanzado mi casa. 

Las cenas navideñas de dos personas son incómodas cuando una de ellas está molesta contigo.

D. 

0 comentarios: